SOLEDAD

Te vas quedando solo.
Apoyaste todo tu amor en los ancianos
que te sonríen y luego se marchan.
Escribiste páginas borrables
y poemas de corta duración, como tu vida.
Ni los libros leídos ni los más amados
estarán contigo allá, que es dónde.
Abiertamente solo, vas pensando, en la noche,
cómo engañar a la soledad
con un monólogo,
con un aplauso.


Virgilio López Lemus

1 comentários:

terragel disse...

SARAMAR, lindo teu poema, bonito teu blog. Vou deixar meu rastro para que me faças uma visita.
bjs